Un abandonado más

Publicado el 12 de abril, 2018

Fue abandonado en las confusas calles de la gran ciudad. Sus ojos, llenos de confusión y ternura, miraban hacia todos lados, buscando el único rostro que le resultaba familiar: el de su dueño.

Los transeúntes parecían buenas personas; algunos se acercaban a él a acariciarlo, mientras que otros le sonreían en la distancia. Y mientras todos se alejaban, comentando sobre él y lo lamentable que era dejarlo abandonado así, nadie se hacía cargo de él.

Y es que no podrían, no les pertenecía… era el sueño de alguien más.

Tags: Microcuento, Mascotas

Macbook
© Roberto Martínez, 2018