Sin título

Publicado el 08 de agosto, 2018

Quedó extendido sobre el suelo después de ese último golpe.
Miraba el azul del cielo y lo blanco de las nubes, pensando...
pensando si valía la pena volverse a levantar, volver a recibir otro golpe.
Y es que era incierto si recibiría otro porque así es el amor.

Tags: Amor, Golpes del amor

Macbook
© Roberto Martínez, 2018