Deuda

Publicado el 06 de octubre, 2020

Dentro de poco, no podrá pagar más.
Ya sea la siguiente
o, con mucho esfuerzo, la siguiente
pero no le alcanzará para un abono más. 

Ojalá paren los recordatorios,
inesperados, imprudentes e inoportunos.
Ojalá paren porque pesan, porque duelen.
Porque tiene claro lo que debe.

Y es que fueron dos los que se endeudaron,
pero solo una se quedó pagando la deuda,
la deuda que le dejaron
al amor y al universo,
a las posibilidades y al futuro.

Se ha esforzado tanto y en silencio por ir al día.
Se ha quedado, muchas noches,
sin nada con qué alimentar su corazón
y muchas mañanas sin las fuerzas para recibirlas.

Ojalá ya haya pagado lo suficiente,
lo suficiente para que la olviden,
o por lo menos perdonen, sus prestadores.
Ojalá se pueda recuperar.

Tags: Amor, Posibilidades, Futuro, Corazón Roto

Macbook
© Roberto Martínez, 2020